“Hombre cobarde no coge mujer bonita”. Pepe Kierdelewicz

miércoles, 18 de diciembre de 2013

24hs de Barcelona en pista

No hará falta contar más de lo que en el siguiente video aparece. Creo que no llegué a recuperarme del Spartathlon, y lo pagué. 16 horas 30 minutos para un poco más de 135 kilómetros.

Patri hizo una gran carrera completando 108,6 kilómetros para 12 horas.










lunes, 7 de octubre de 2013

Mi Spartathlon 2013



Todavía me acuerdo, allá por octubre del 2007, cuando me compré ropa para volver a trotar haciéndome la fantasía que corría el Spartathlon. Y esto mismo pensaba mientras recorría los últimos 40 kilómetros camino a Sparta y los coches tocaban bocina sacando un brazo por la ventanilla con el puño cerrado en alto en modo de saludo.

Mi Spartathlon empezó a principios del 2008 con la primera Media Maratón. Todo a partir de ahí lo hice pensando en esta carrera, si se puede llamar carrera. Mientras pasaban las Maratones y los entrenamientos kilométricos me fui dando cuenta que si quería completar los 246 kilómetros que unen Atenas de Sparta en menos de 36 horas debía convertir la acción de trotar en algo totalmente natural. El correr no debía ser una acción sino un estado.

Buscaba constantemente nuevas rutas y caminos similares al Spartathlon. Corría en carreras que solo me sirvieran para el Sparta. Miraba videos, fotos, leía crónicas de gente que la había hecho. Intentaba aprender todo lo que pudiera para que mi entrenamiento sea lo más parecido al camino que seguiría.


Nos despertamos el gran y esperado día 27 de septiembre a las 4 de la mañana y desayuné solo en la habitación del hotel con Patri y Cati preparando todo lo que iba a necesitar para sobrevivir durante el próximo día y medio. Me puse la ropa, que la sentía como mi amiga, llegó Nacho y salimos para la Acrópolis…a la largada del Spartathlon!


Fuimos de los primeros en llegar. La mañana estaba templada y no había viento. Empezaba a asomar el sol sin poder esconderse en ninguna nube y sus primeros rayos rojos bañaban el lateral del Partenón. Que feliz me sentía! No había otro lugar en el mundo donde quisiera estar.


Después de no se cuantas fotos nos disponemos los 350 afortunados en la línea de salida. Éramos 9 los argentinos que estábamos dispuestos a rendirle homenaje a ese valeroso rey Leonidas aunque esa no era mi motivación. Algún día me gustaría que se organizara una carrera similar en Argentina homenajeando a nuestros valientes como Cabral, San Martín, Belgrano, y tantos otros perdidos por historias mentirosas


Siete en punto daba el reloj y largamos. No estaba nervioso y casi ni ansioso porque sabía los que tenía que hacer y sabía lo que me esperaba. Corrí esta carrera mil veces en mi cabeza. Mi cuerpo y mi mente estaban muy bien preparados pero la única duda que tenía era si sería capaz de solucionar todo lo que me viniera. Habría mucho incontrolable que controlar.


Inmediatamente encuentro a Darío Arauz y nos ponemos a correr disfrutando de ese momento tan especial. Manteniendo el ritmo que me había recomendado Pablo Silguero, mi entrenador, estuvimos juntos durante casi 2 horas, después, en un avituallamiento nos separamos y ya no nos volveríamos a cruzar hasta unos 200 kilómetros después.


Seguí solo, pero rodeado de corredores de distintas partes del mundo. Íbamos por una autovía donde los coches pasaban muy rápido y donde también había muchas capillitas recordando accidentes mortales. Quería salir rápido de ahí.


No faltó mucho para que tomáramos una ruta mucho más tranquila que nos llevaría a pasar por un pueblo, creo que Elefsina, donde nos recibieron un montón de nenes y adolescentes haciendo una fila gruesa y gritando para que les chocáramos las manos. Este tipo de cosas llenan el alma y me hicieron ver que la decisión de estar acá fue la correcta.


A los pocos kilómetros llega mi equipo de apoyo formado por Patri, Cati y Nacho, sumándose al coche Lili Caserta para apoyar a Darío. Tener un equipo de apoyo te da la tranquilidad de que no te va a faltar nada nunca y que podrán solucionarte cosas que no tuviste en cuenta. También ver una cara familiar, y en mi caso muy queridas, cada ciertos kilómetros es un apoyo con un valor enorme.


Después de un rato empezamos a bordear la costa con un paisaje precioso pero con subidas y bajadas constantes. Bueno, en realidad todavía no habíamos tenido un rato de trote en llano; o subíamos o bajábamos. Era el kilómetro 30 y pico y me sentía genial.


Un rato largo estuvimos por esa bonita ruta, aunque mantengo que es muy parecida a parte de la ruta de Málaga a Almería. Realmente no me llamó mucho la atención. A lo lejos vi una subida bastante larga e inclinada, y casi que me puse contento porque la haría caminando…por fin después de más de 3 horas sin parar de correr!!


Empecé a subirla a paso decidido pero intentando no forzar más de la cuenta porque faltaba un montón, casi ni quería pensarlo. Llegamos al puesto de control y avituallamiento número 12 donde me volví a encontrar a Martín Córdoba para seguir juntos un rato. Seguimos por esta ruta aunque creo que ahora las subidas y las bajadas eran más largas.


Pasamos algunos puestos de control más para meternos tierra adentro donde el viento empezó a soplar de cara un poco más fuerte. Para algunos maldición y para otros bendición. A mi me vino genial porque hacia que los 30 y pico de grados no me afecten mucho.


Seguía pasando puestos de control llegando al kilómetro 60 del recorrido, y la cosa empezaba a doler. Mi ritmo seguía siendo el planteado para estos primeros e importantes 81 kilómetros. Ir a 5:45 min/km para que, al parar en cada puesto a beber y comer, me diera de media 6 min/km.


Puesto de control 18 y volvimos al mar por una ruta que nos llevaba a una refinería de petróleo donde el siguiente puesto seria el kilómetro 70. Mi ritmo había bajado un poco y las piernas gritaban de dolor.


Hacia unos 10 kilómetros que me venia acordando las palabras de mi entrenador Pablo, donde me decía que siga adelante aunque duela porque iba a pasar, igual que iba a pasar las buenas sensaciones, y que a Mauro le había pasado lo mismo por esta parte del recorrido cuando la terminó en el año 2010. Faltaban 10 kilómetros para el primer Gran Control cruzando el Canal de Corinto. Nada me iba a parar!


Subidas y bajadas constantes no me facilitaban las cosas pero de a poco me fui recuperando y recuperando el ritmo. Empecé a sentirme muy bien sabiendo que quedaba poco para cruzar el Canal. Me hacia especial ilusión cruzarlo porque marcaba el final de mi primera parte en la que dividí la carrera, y la que más me preocupaba.


Encarar una carrera de 246 kilómetros del tirón es algo que mi cabeza no podía procesar, así que la dividí en 4 sectores, para que al lograr cada uno de estos sectores lo sintiera como un éxito.


El primero era una carrera de regularidad hasta el puesto de control 22 y kilómetro 81, donde el reloj era importantísimo y el ritmo abrumador. El segundo era hacer lo más fácil posible llegar hasta la base de la montaña en el kilómetro 150. El tercero era una carrera de montaña donde tendría que subir y bajar ese monte de 1200m de altura y llegar hasta el punto Nestani donde estaría el otro Gran Control, en el kilómetro 172. Y a partir de acá solamente quería llegar al kilómetro 202, porque sabía que una vez pasado los 200 kilómetros, nada me iba a impedir completar los 246,5 kilómetros, tardara lo que tardara.


Sintiendo que quedaba poco me pongo a correr con un Griego que tenia varias Spartathlones hechas, y charlando pasaron un par de kilómetros hasta que a mi izquierda veo el canal, y más adelante el puente que lo cruzaba. Yeahh!!!!! No sé que pasó pero quedé corriendo solo. Paso por un puesto de control justo antes de llegar y paro a comer. Mientras agarraba cosas esquivaba a un atleta sentado con la cabeza apoyada en la mesa, algunos segundos después me doy cuenta que era Gerardo Re. Había comido algo que no le sentó bien y estuvo vomitando. Le ofrecí todo lo que podía ofrecerle pero no le entraba nada, y con dolor le dejo ahí solo. Llego el puente y veo a mi equipo con las cámaras de fotos en las manos listos para inmortalizar ese momento. Que alegría!!! Que emoción!!! 2 kilómetros más adelante llego al tan ansiado Gran Control Nº22 y kilómetro 81 con 55 minutos de ventaja sobre el horario de cierre. Perfecto!


Haciéndole caso a Pablo, me hago unos masajes que me dejan muy bien. El masajista Giorgos, o George como lo bauticé, un fenómeno. Manos fuertes y toques justo donde lo necesitaba. La valoración fue muy buena; tenía solamente cargada la parte externa de mis cuadriceps, y el resto estaba bien.


Justo al irme del puesto, a los 10 minutos de llegar, veo a Martín y salimos juntos. Esta causalidad sería clave para mi carrera.


Salimos por un camino lleno de olivares con muy buena charla, pasando kilómetros y ganando minutos a los horarios de cierre. Llegamos al puesto de control 26, antiguo Corinto en el kilómetro 93, sin mayor esfuerzo. En este puesto nos podían asistir los chicos así que le pude meter calorías al cuerpo. Unos minutos después seguimos por caminos entre viñedos, con buen ritmo, esa buena charla y viendo como caía el sol.


Casi sin sentirlo llega el puesto 29 y kilómetro 102 con la peculiaridad que nos recibieron con una pancarta de bienvenida en la entrada del pueblo y los chicos nos pedían autógrafos. Faltaban 15 minutos para llegar a las 12 horas de carrera.


10 kilómetros y 3 puestos de control después ya era de noche. Nuestro equipo podía asistirnos nuevamente. Tocaba abrigarse, meternos calorías  y ponernos el frontal, que sería el gran compañero de las siguientes 12 horas.


Seguimos por ese camino oscuro, viendo como luces lejanas se movían de acá para allá. La compañía de Martín se hacia importante para sobrellevar esa noche cerrada. Me sentía muy bien aunque la cosa ya se notaba, pero en mi cabeza no había dudas.


Llegamos al puesto de control 35 y veo el censor donde teníamos que pasar el chip que actualizaría los datos en la página web, y se me pasó por la cabeza que estaría pensando Pablo, y como me gustaría regalarle el final. No sé si el lo sabrá pero fue y sigue siendo un referente para mi.


Inmediatamente llegados al puesto de control vemos a nuestro equipo que nos reciben con sonrisas enormes y muchos alientos. Un tazón de fideos con queso sobre una mesa me estaba esperando junto a un masaje recuperante, y ya eran las 10 de la noche. Besos a todo el mundo y a seguir sumando kilómetros.


Veníamos genial y con mucha motivación. Martín había intentado por dos veces terminar esta carrera y su experiencia me ayudaba. Me contaba que nunca había tenido estas sensaciones a estas alturas, y me emocionaba de solo pensar llegar los dos juntos a meta. En una de esas bajadas sentimos un corredor que nos alcanza, y era Leo Bugge, otro experimentado argentino en esto del Spartathlon, y los tres seguimos adelante. Yo pensaba la suerte que tenía de poder correr con ellos en esta parte tan delicada de la carrera.


Nos comimos otros 5 puestos de control. Era el 40 y mi equipo listo para darme calorías y más abrigo. Charlas, fotos y besos para recargar energía y envolvernos en ese manto negro que solo rompía la luz de nuestro frontal.


En el puesto de control 42 sumariamos 146 kilómetros avisándonos que a partir de ahí empezaríamos con las dos cifras y descontando kilómetros hasta la meta. Faltaban 100 kilómetros para Leonidas y 10 minutos para las 2 de la mañana.


El camino empezó a inclinarse bastante en diferentes tramos lo que nos obligaba a caminar para después trotar en las bajadas. Sin darme cuenta, acababa de terminar la segunda parte de mi carrera y ya estaba en la base de la montaña con 150 kilómetros en el cuerpo.


Pasaron varios kilómetros y nos fuimos separando para buscar cada uno su propio ritmo. Yo seguía sin enterarme que había empezado la montaña porque íbamos caminando por una ruta de asfalto, aunque serpenteante, era asfalto y yo esperaba que sea tierra.


A unos 600m del puesto de control 46 veo a un atleta caminar en zigzag muy cerquita del barranco, y me apuro a ver que pasaba. Era un atleta japonés que caminaba a veces dormido. Le saludo y le apoyo la mano en la espalda en modo empujón mientras le doy charla hasta el control, y ahí se queda sentado. Me lo iré cruzando más adelante en el camino y en la alegría de llegar a Sparta.


Sigo subiendo pasando por debajo de una autopista muy iluminada y dando gracias por poder descansar un poco la vista. Eran las 4 de la mañana cuando llego al siguiente punto de control donde estaban los chicos que me dicen que empieza el tramo llamado “la escalera”. Un tramo de 2,5 kilómetros de ripio para llegar a los 1200m de altura de la montaña tan esperada…y no lo podía creer!!!! Aunque tenía las piernas reventadas, y con solo 34 minutos de ventaja sobre el corte tenía muy buen ánimo. Me tiro literalmente a que me den un masaje y para mi sorpresa estaba George, el mismo masajista del kilómetro 81 que me volvió a dejar “casi” como nuevo. Ya no había mucho que pueda hacer.


Los chicos me dijeron después de la carrera que me veían muy mal y que estaban nerviosos porque llevaba muy poquito margen con el tiempo de cierre, en cambio yo estaba genial y muy confiado. Había entrenado y esperado esa montaña mucho tiempo, y tenía ganas de presentarme.


Durante los primeros metros de caminata parecía que me clavaban dardos en las piernas y encima la inclinación era muy bruta, pero en cuanto me acomodé subí disparado. Empecé a pasar a un montón de gente. Cuando sentían mis pasos, me dejaban paso sin mirar atrás. El camino estaba marcado con cintas y luces fluorescentes verdes, que hacían el camino muy bonito.


En una de esas curvas cerradas levanto la cabeza y veo las luces del puesto de control que marcaba la cima de la montaña. Había ganado unos 15 minutos en un solo puesto de control. Me pido un café y me lo llevo, para bajar lo más rápido posible y seguir descontando ya que había visto en el cartel que la media en la bajada era de 10 minutos por kilómetros.


Digamos algo así como que me tiré de cabeza. Ni me pregunté, ni me importó en saber como tenía piernas para aguantar mi peso y el camino lleno de piedras y pozos en esa bajada tan inclinada. Seguía pasando un montón de corredores y eso me motivaba a seguir así. Cuando ya empecé a cansarme y después de varios tropezones donde me creí en el suelo, llegue a la entrada del pueblo y al siguiente punto de control donde había ganado unos 35 minutos en total. Volví a tener ese colchón de tranquilidad de 55 minutos con el horario de cierre.


Paré muy poquito, solo lo justo para beber y comer algo, y seguir hacia abajo como un tiro. No estaban los chicos, aunque me dijeron que me verían acá, pero me imaginé que no esperaban que bajara tan rápido…en realidad yo tampoco! Un kilómetro después les veo venir, les hago señas, dan la vuelta y nos veríamos en el puesto 50 con 167 kilómetros, con una pequeña charla y algunos bocados de comida para seguir adelante.


Para ese entonces venía medio perdido. Tenía un cacao mental de kilómetros, horarios, puestos de control y no sabía donde estaba, pero mientras seguía corriendo. No me acuerdo cómo ni en que estado, pero llegué a un punto importante de la carrera; la Villa Nestani. Aparte que estaría el control del chip, pasar por este control te asegura la inscripción para volver durante los siguientes dos años, aunque eso no se si es un premio o una penitencia.


172 kilómetros y ni puta idea que hora era.


Quería llegar a los 200 kilómetros y faltaba muy poco. Estaba por amanecer y el frío empezaba a hacerse notar, aunque no lo sentí en toda la noche, solo me puse unos guantes y una campera fina.


En el camino de este último puesto nocturno me acompañó my crew pero no tengo ni un recuerdo de cómo estaba ni lo que sentía.


Al llegar al punto de control 54 eran las 7:15 de la mañana y llevaba 177 kilómetros. Me percaté que las 24 horas las completé con 175 kilómetros y eso me dio una brisa de ánimos, pero mis piernas empezaron a caer en picado.


Durante toda la carrera, pero para ese momento en especial, mi cabeza se apoyaba solamente en llegar al siguiente punto de control intentando perder lo menos posible ese colchón de minutos acumulados que llevaba. Cada punto de control estaba entre 2 y 3 kilómetros el uno del otro. El control 55 estaba a 1,7 kilómetros del anterior, pero en cambio, el punto del control 56 lo habían puesto a la friolera distancia de 4,7 kilómetros y a 8 min/km de media. Uff!! Este fue el momento donde me caí. Mi cuerpo y mi cabeza estaban agotados, no podía hablar y apenas podía correr, caminar era igual de agotador y me dolía cada parte de mi.


Durante esos 5 kilómetros los chicos estuvieron todo lo que podían al lado mío. Yo corría y caminaba según tenía ganas porque la ruta ni subía ni bajaba. Me hablaban de estupideces y me felicitaban cuando corría, pero yo estaba muy cansado.


Al llegar al punto de control 56 me senté y me tomé un caldo caliente. No tardé mucho en salir, o eso creo. Me sorprendí cuando Nacho me dijo que había perdido solo unos pocos minutos.


Me venían jodiendo un par de ampollas en el pie izquierdo y les pedí a los chicos que me preparen los Comped para el siguiente puesto, importándome nada si me podían dar cosas o no, casualmente si podían. Me los puse y me comí medio tarro de arroz con leche, pero la ampolla de la planta del pie me seguía molestando.


Toda esta parte fue un mundo de dolor en el que solo me permitía pensar en el siguiente avituallamiento. No podía racionalizar que me quedaban unos 60 kilómetros y menos pensar que serían 11 horas, pero no tenia ninguna duda que la iba a terminar. Entrené para terminarla, vine a Grecia a terminarla, y si podía ser en menos de 36 horas genial, sino tenía a mi equipo para ayudarme a seguir si me descalificaban por pasar fuera de hora. La única manera que me iría de la carrera sería con un suero en las venas.


Me dijeron que iba a haber un Gran Control en el punto 60, en Tegea, y en mi cabeza solo estaba George, ja! Necesitaba masajes y rápido. Al llegar me tiré a la primera colchoneta que encontré y alguien me empezó a masajear pero no era Manos Mágicas George, daba igual. Me comí medio tarro de arroz con leche y seguí adelante con el ánimo más alto y un poco de mejores sensaciones en las piernas, pero la cosa todavía no iba bien. Ya empezaba a apretar el calor de nuevo y estaba llegando a los 200 kilómetros con un poco de controversia. Estaba contento por llegar al final de mi tercera etapa pero por otro lado estaba en terreno totalmente desconocido. Nunca corrí más de 200 kilómetros ni estuve más de 24 horas corriendo. ¿Cómo aceptaría mi cuerpo eso? ¿Cómo me bancaría un segundo mediodía de calor?


En esta parte, desde el kilómetro 180 hasta los siguientes 15 kilómetros, no consigo palabras para describir lo duro que fue, tanto física como mentalmente. Mi única manera de describirlo es decir que fue lo más duro que pasé en mi vida, y solo me empujaba a seguir mi motivación y mi convicción de llegar a la meta. Nada más. No hubo un Dios, ni una frase, ni música motivadora. No lo hice por mi hija, ni por mi mujer, ni por mi viejo. No esperaba aplausos, ni lástima, ni admiración. La contienda era Yo contra Mi mismo, pero lo curioso es que los dos estaban de acuerdo en seguir adelante. No cabía ninguna duda entonces, lo único que me separaba de la meta eran solo 45 kilómetros, y mis cálculos decían que llegaría dentro de las 36 horas.


Llegado al punto de control 63 ya estaba en el kilómetro 206 y las sensaciones era las mismas, parecía que me habían puesto en modo Stand by. No podía hablar, ni sonreír, casi no movía la cabeza y solo podía trotar muy despacio, aunque mi ánimo era muy bueno.


Seguía adelante y comía en cada punto de control lo que me quedaba a mano, ni lo elegía. Creo que pasamos uno o dos puntos más y me alcanza Darío que venia corriendo desde hacia unos 100 kilómetros con un chica polaca que solo hablaba italiano, ja! Aunque me pasaron, verlos adelante mío era muy reconfortante y de a poco empecé a encontrar piernas. También llegaron Katy, Marta y Gerardo en coche, y sus palabras llenas de experiencia me empujaron un poco más hacia la recuperación. La alegría se completó cuando me pasa como una zaeta Martín, iba pletórico y dejaba estela de felicidad. En unos minutos lo perdí de vista.


Entre los puntos 67 y 68 llegó la alegría. Más de 220 kilómetros rodeado de amigos argentinos en el final del Spartathlon, y me cambiaron el interruptor a ON. Ya habíamos pasado la última y difícil cuesta del kilómetro 223 y todo seria cuesta abajo.


Desde que subimos a esta ruta los coches empezaron a saludar tocando bocina y sacando el brazo con el puño cerrado en alto por la ventanilla. Sabían que veníamos desde Atenas a rendirle homenaje a su Rey, sabían que salimos el día anterior a las 7 de la mañana y sabían que nos quedaba poco. Debo confesarles que allá por el kilómetro 180 y pico, cuando empecé a correr por esta ruta, el primer bocinazo me sacó un llanto bastante largo de emoción. Sentía que iba a acabar esta carrera loca y me estaban dando las gracias por eso. Fue emocionante!


Después del punto 70 y con más de 230 kilómetros, por fin, dejamos esta ruta y nos dirigimos directamente a Sparta. Bue…como explicarles, yo era un manojo de alegría tirándome por esas bajadas como si no hubieran pasado 34 horas por mi cuerpo. Entre uno de esos puntos de control gané 10 minutos. Venía como loco saludando a todo el que pasaba. Calculé que llegaría en 34 horas y 30 minutos más o menos. Patri me dijo si quería una cerveza y sin dudarlo le dije que si, y que me la daría en el próximo control. Imagínense como iba, como un nene a buscar su bicicleta nueva. Al llegar al punto de control 72 me dijo que lo había pensado mejor y que no me la compraron por si me caía mal, que todavía faltaban 9 kilómetros…y no me enojé!! Me tomé una Coca Cola fresquita y seguí hacia Sparta con sabor a gloria en mis piernas. En eso pasa Gerardo en coche y me dice si quería un helado ¿? ¿Cómo? ¿Por qué? Obviamente le dije que si y me lo fui comiendo como un desaforado, creo que ni gracias le dije, pero me quedó dando vueltas en la cabeza el porqué me lo dió. En ese momento se calmó mi cerebro y empecé a escuchar, solo se escuchaban los pájaros. Detrás mío empezaron a caminar dos japoneses mientras hablaban, y cada tanto pasaba algún coche y tocaba bocina. Todo eso junto y en calma, y con el hecho que estaba terminando una de las carreras mas duras del mundo, hizo un ambiente perfecto. Y ahí me di cuenta; Gerardo me dio ese helado para esto. Estaba en un momento único en mi vida y tenia que disfrutarlo. No solamente era la consecución de un sueño sino estaba demostrándome que podía hacerlo, que podría hacer cualquier cosa, que seria capaz de afrontar los dolores más grandes y seguir adelante. Pero saben lo mejor de todo, que me di cuenta que la felicidad no esta en el final, esta durante todo el camino. El que es capaz de ganar un millón de dólares podrá regalarlos, porque sabe el camino para volver a conseguirlos. Ya no me importaba el tiempo, ni llegar antes que nadie, solamente quería disfrutar.


Seguí caminando por esa ruta intentando grabar cada paso, ruido, sensación, cada fragancia que venia desde los pastos, quería grabar toda esa imagen. No quería que terminara nunca. Iba feliz, pleno y lleno de confianza. Estaba satisfecho conmigo y con el mundo.


Pasaron no sé cuantos minutos y al girar en una curva vi que no había ningún avituallamiento cerca así que decidí volver a correr porque tampoco era que me sobrara tanto tiempo. Y seguí bajando al trote, ya sin apuros y saludando a toda persona que cruzara, incluso a varios perros que estaban sentados en una casa mirando a ciertos tipos raros, delgados y sucios pasar.


Llegué al puesto 73 y mi equipazo me da mi bandera Argentina, esa que hizo mi viejo y que me acompaña desde que llegué a España. Me avisan que irían directamente a la llegada para acomodarse y dejar registrado mi final.


Estos últimos kilómetros fueron eternos, pero apareció un cartel que decía que Sparta estaba a 3 kilómetros, y al girar en una curva veo un puente en el que estaba una pancarta enorme que decía “Spartathletes welcome to Sparta”. Me subió algo desde la barriga hasta el pecho en modo de tapón que casi no me dejaba respirar. Y los coches seguían saludando, y todo eso era irreal.


Pasé por debajo del puente y veo que empieza una subida importante, pero había muchos atletas caminando y yo quería llegar solo a los pies de Leonidas, así que no había otra opción que la de correr y pasarlos a todos, ja! ¡Cómo saludaban los coches y las motos que pasaban mientras yo corría cada vez más rápido! Y de repente llega un chico de unos 25 años en bicicleta, y sin decirme nada se pone detrás mío y me empieza a guiar por donde ir, mientras yo veía sin ver las banderas colgadas en el medio de esa avenida, y devolviendo el saludo a la gente que desde sus balcones me saludaban, y los que caminaban por la vereda, y los que estaban en mesas de bar. Vuelvo a doblar por segunda vez a la derecha y apareció todo aquello. Todo eso era irreal, como un sueño, como estar viendo un video en 3D. Había mucha mucha gente y al fondo de todo estaba Leonidas, erguido majestuoso, con las banderas de todos los países atrás. 
 No podía parar de reír y saludar con la bandera en las dos manos flameando detrás mío. De pronto, de entre toda esa gente, veo a Catalina venir corriendo hacia mi llorando desconsoladamente. Nos abrazamos y así subimos los escalones que nos dejarían a los pies del Rey y juntos tocarlo.


 Todo eso seguía siendo un sueño, como si estuviera dentro de una película, nunca me había pasado algo así. Solo las caras familiares de Cati y Patri me devolvían a la realidad.


 Veo a las Spartanas con su atuendo típico y una de ellas sostenía la vasija de barro con agua del río Eufrates, con cara angelical que me miraba directamente a los ojos. Había poder en sus ojos. Me la ofrece. Sabía a gloria!


Quería compartirlo con ellos, con mi equipo de la vida. Patri, Cati y Nacho son mi equipo porque me apoyaron desde siempre sin cuestionarme nada. Me conocen como soy y sin embargo me quieren. Me quieren después de haberme atendido durante 35 horas y 4 minutos que duró mi viaje de Atenas a Sparta. Conocieron todas mis miserias y me las aguantaron, me empujaron, me hicieron reír cuando no podía caminar. Pensaron en mi sin pensar en ellos. Tener a personas así al lado es un regalo que a veces me cuestiono si merezco.


Tengo dos integrantes más muy importantes en mi equipo. Mi entrenador Pablo Silguero que desde la distancia me dio todas las herramientas necesarias para estar físicamente preparado. Confío en él! Y mi entrenadora mental, Raquel Roji Fernández, que sin su sabiduría y consejos creo que no hubiera llegado.


A todos ellos, infinitas gracias!!!!!!!!!! Pase lo que pase en esta vida incierta, los llevaré en el corazón.


Gracias a todos los amigos que desde una forma u otra estuvieron pendientes de mi y me dieron buenas ondas. Ya sea por Facebook, o mensajes, o teléfono, o con el corazón. Todo me llegó!!!!

 Muchas veces me preguntan si lloré cuando llegué, y les contesto que no, que mi alegría salió por la boca, porque se me abrió enorme en una sonrisa que me duró muchos días.


Todavía no dejo de sonreir!


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Reflexiones de una preparación de 5 años

Quiero empezar estas reflexiones citando a Fito Cabrales: 

"Puedo escribir y no disimular, es la ventaja de irse haciendo viejo. No tengo nada para impresionar ni por fuera ni por dentro".

A veces me preguntan como preparo la carrera, y no sé como explicarles que una carrera asi no se puede preparar...desde mi punto de vista.

A finales del 2007, y después de 10 años sin competir, decidí empezar a entrenar nuevamente para correr una Media Maratón. Nunca había corrido esa distancia, y lo decidí por leer a mi antiguo y actual entrenador contando que no había podido terminar una carrera llamada Spartathlon...por segunda vez! Busqué información y algo así como electricidad pasó por todo mi cuerpo. Ahi me di cuenta que ese era mi camino y mi primer paso fue en esa dirección. En ese momento sabía que iba a ser largo y que no solo tendría que preparar mi cuerpo, mi cabeza jugaría un papel fundamental...y no me equivoqué.

Desde la primera Maratón hubo un cambio. En 4 meses de solo trotar, corri en Madrid en menos de 3 horas 30 minutos...y si tenia alguna duda, ahi me la saqué. Ya no había vuelta atrás.

"...La noche en vela voy cruzando el mar, porque los sueños viajan con el viento, y en mi ventana sopla en el cristal. Mira a ver si estoy despierto".

 Dos años estuve desarrollando mi fondo y dureza. Pasaron varias Maratones y Ultra Maratones y veía el Spartathlon cada vez más lejos. Pero un día y después de un verano cuestionandome la continuidad de este camino, me decidí. Si...una noche me decidí a estar en la salida del Spartathlon en dos años, pero sabía que solo no lo iba a conseguir. Hablé con Patri y se lo pregunté. Le conté lo que creia que este camino nos iba a llevar y le pregunté si queria hacerlo. Sin dudarlo me dijo que si. Contacté inmediatamente con mi entrenador y nos pusimos manos a la obra.

"...Lo que me llevará al final serán mis pasos, no el camino. ¿ No ves que siempre vas detrás cuando persigues al destino? Siempre es la mano y no el puñal, nunca es lo que puede haber sido..."

Me llevó un años más de lo que esperaba pero acá estamos. Solo 10 días de estar en la salida, con los deberes bien hechos y con un pedazo de equipo que no lo puedo creer. Cati, Patri, Pablo, Nacho, Raquel, Patri Sancho. Personas que creen más en mi que yo mismo. No todos me podrán acompañar pero seguro que van a estar conmigo. Como me dijeron hoy en el gimnasio: -"Cuando te cueste correr sacá a algunos de nosotros de la mochila que llevarás porque ahi estaremos".

"...No voy a sentirme mal si algo no me sale bien. He aprendido a derrapar y a chocar con la pared. Que la vida se nos va, como el humo de ese tren, como un beso en un portal antes de que cuente diez".

De corazón les digo que me siento totalmente preparado para acabarla, Pablo me entrenó muy bien. Raquel hizo muchisimo con mi cabeza y mis emociones. Si seré capaz de solucionar los lances de carrera seré capaz de acabarla.

"...Dejé de volar, me hundí en el barro y entre tanto barro me encontré. Algo de calor, sin tus abrazos, ahora sé que nunca volveré (a ser el mismo)".

Entonces ¿cómo preparé el Spartathlon?

Lo preparé dejando horas de sueño, invirtiendo dinero sabiendo que lo recuperaríamos en emociones. Cambiamos nuestras vacaciones por carreras, nuestras salidas nocturnas de sábados a trotes de domingos en amaneceres. Nuestros zapatos por zapatillas, nuestra merienda por barritas energéticas. Quedaron muchos amigos atrás pero cada uno me sumaron pasos en el camino. Cambié mi mal humor por sonrisas, mi tozudez, mi "no necesitar de nadie". Cambié mi "yo puedo hacer todo solo" y conocí mis limitaciones. Aprendí a agradecer y a no esperar gracias. Aprendí a dar un aliento y recibirlo en el peor momento. Preparé el Spartathlon con dolor de pies, ampollas, dolores musculares. Lo preparé siguiendo adelante cuando no podía más y abandonando cuando creía que no podía más. Lo preparé debajo de mas de 30 grados de temperatura, con el agua por los tobillos y el barro dentro de las zapatillas. Cuando tuve sed paré y bebí, cuando tuve hambre comí. Si quería mear, a veces paraba y meaba y otras veces meaba corriendo. Había veces que tenia sueño pero seguía avanzando. Preparé el Spartathlon entrenando más de lo que alguna vez pensé entrenar.

Preparé el Spartathlon cambiando mi vida.

A veces sueño que beso los pies de Leonidas, y en 10 días despertaré.

domingo, 15 de septiembre de 2013

11º semana hacia mi Spartathlon 2013

Acabó mi preparación con buenos números. Esta semana fueron 126 kilómetros en 12 horas 50 minutos con 1428m de altura acumulados, en 6 sesiones.

Queda esta semana para acomodar el viaje y descansar, y el martes de la siguiente nos vamos.

Día 78, sábado

Se acabó! 4 horas de trote muy suave por camino con cuestas largas para terminar la preparación para mi Spartathlon. No lo creo todavía.

Salí a las 4:30 pasaditas por un camino que nunca fui y me perdí. Bue...en realidad no encontré el camino por el que quería ir pero gracias a eso conocí una ruta genial. Me la guardo para la próxima.

Me sentí muy bien, y más allá de estar atento constantemente buscando el camino, disfruté de esa ruta oscura y solitaria. 

Un poco más de 36 kilómetros en 3 horas 47minutos.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Día 77, viernes

50' trote suave con 5 rectas a las 11 de la mañana con más de 30 grados y mucha humedad.

Ya empiezo a disfrutar de lo que vendrá. Salí muy tranquilo y escuchando música recargando energía y encontrando imágenes de la carrera. Siento que este es mi camino, quiero estar ahí.

Jueves, día 76

Mi entrenamiento volvió a ser nocturno, pero esta vez indoor. A las 10 de la noche empecé con mis 10 cambios de 2' fuertes por 1' trote suave. 

Como de costumbre, los primeros metros de la entrada en calor fueron duritos pero me fui soltando, y los cambios me sentí bastante bien.

Poco más que contar, solo que estoy esperando con ansias el día!

jueves, 12 de septiembre de 2013

Día 75, miércoles

Un día normal tiene por lo general entre 11 y 13 horas de actividad, dependiendo a la hora que te levantes por la mañana, aunque para algunos es más corto :) Este miércoles mio tuvo 21 horas.


Llegué de Barcelona al mediodía y compartí unas horas con Cati para irme a trabajar enseguida. Llegué ya por la noche a casa, me comí unos sandwichs y salí pasadas las 10 de la noche para hacer las 4 horas de trote muy suave que me tocaban.

Salí con buenas sensaciones pensando que iba a más ritmo del que verdaderamente llevaba. La noche estaba cálida y me pegaba una brisa fresquita de cara haciendo que vaya muy cómodo. Me llevé el iPod porque tenía ganas de música...y me relajé dejando que pasen los kilómetros.


Por los paseos que corro están muy iluminados salvo algunas partes, así que me llevé mis luces y reflectantes para ir más tranquilo.

En la ida salio todo fluido. No necesitaba nada ni tampoco me costaba mucho correr. La gente sentada en los restaurantes costeros, bebiendo en algunos de los bares y bailando en otros. Me sentía un poco ajeno a todo eso y no necesitaba estar ahí sentado comiendo ni bebiendo. Tengo algo entre manos que ellos no saben.


No crean que mi cuerpo no reclama. Cuando corro me duelen sobre todo los pies, y los músculos se hacen sentir. Ayer corría en una hora donde debía estar durmiendo y la información que mandaba mi cuerpo era de parar, pero creo que mi cabeza sabe que quiero parar en los pies de Leonidas.

Había humedad y me hacia beber bastante. A eso de las 3 horas me comí una barrita nueva que es salada. Esta muy buena, parece los frutos secos que te ponen en los bares con una cerveza...y en ese momento reflexioné: "¿Harán alguna isotónica sabor cerveza?". Creo que la compraría.

Llegue a casa en 3 horas 58 minutos con un poco más de 40 kilómetros, cenita y a dormir.

Un gran día!



Marte, día 74

Otro día largo de curso para salir a eso de las 19:30 a hacer las 30 cuestas de 200m recuperando al trote. Ultimas lomas de mi preparación.

Creía que no iba a poder hacerlas ya que no conocía ninguna cuesta cerca del hotel, y como las iba a hacer de noche necesitaba una que sea por la vereda. pero me dieron algún que otro dato para poder llegar a una bastante buena por una vereda angostita pero usable.

Y así fue. Me las tomé muy tranquilo y dejando que pase el tiempo sin contarlas, como siempre. También el andar esquivando gente me distrajo bastante y la charla de un argentino ex atleta que casualmente pasaba por ahí me dejó muy buena energía para terminar la última parte.

Sinceramente no sentí tanto el trabajo como otras veces. Fueron un poquito más lentas que las de la semana pasada pero la inclinación era mayor por lo que creo que tiene que haber compensado, y así y todo las piernas estaban muy bien. 

La cosa se esta terminando y no puedo creer que solo quedan 16 días.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Día 73, Lunes

Comienzo de la última semana con 1 horita de trote por Barcelona con 3 compañeros de curso. Muy tranqui y paseando por varias partes de la ciudad.

Las piernas genial y a pesar que estoy con la cabeza en el curso tengo muchas ganas. Lo bueno de esto es que me saca unos días de la cabeza la carrera para hacerme más corta la espera.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Día 72, domingo

Descanso y recarga de pilas!!!!

10º semana hacia mi Spartathlon 2013

La semana fue buena y rara. Unos 110 kilómetros en poco mas de 11 horas, en 6 sesiones de carrera más otras 2 de pesas.

Lo dicho, la semana pasó rápido por la preparación del viaje y demás. Las sensaciones siguen mejorando y las piernas se van descargando.

Increible que solo me quede esta semana que viene  y después 15 días de tocarme las b...as. A 3semanas del sueño!!!!!

Sábado, día 71

Casa Batllò
A las 6:30 de la tarde, y después de unas 9 horas de curso, salí por Barcelona a hacer mis 5 horas de trote muy suave con cuestas largas...y la verdad que muy bien!

Como en casa
No sé si tenia o no tenia ganas de trotar, ni me lo plantee, me puse las zapas y salí. Tenia que buscar lomas pero iba a oscurecer en un par de horas y no me podía ir lejos. Seguí las recomendaciones de un compañero y salí hacia el lado contrario al mar. Inmediatamente empecé a subir despacito y no paré hasta que llegue a lo más alto de uno de los montes que están a espaldas de la ciudad. Muy bonito porque de abajo se veía una iglesia y justo al lado un parque de atracciones.


El padre de la patria presente
Llegue en poco más de una hora y empecé a bajar por el otro lado por una ruta muy buena. Me hubiera gustado subir de nuevo por ahí pero ya estaba oscureciendo y no tenia ninguna luz.

No iba ni dos horas y ya había bajado y era de noche así que seguí por una autovía muy grande, que tenia una buena vereda y subidas y bajadas suaves pero constantes, en sentido contrario al hotel.


Una media hora después miré el Google maps, amigo inseparable cuando voy por sitios desconocidos, y si volvía por esa misma autovía completaría las 5 horas sin mucho dar vueltas.


Casi 3 horas y me estaba quedando con pocas ganas. Empecé a comer y de a poco el desgano se fue, las piernas empezaban a molestar un poquito pero iba bastante distraido buscando el camino.


Realmente me tomé el trote muy tranquilo. Entre los semáforos donde tenía que tenia que parar y las fotos que hacía perdía mucho tiempo, pero ayer tenía ganas de correr así.


Para la cuarta hora cambié de avenida y empecé a entrar en el centro. Me fui a ver la Sagrada Familia que no quedaba muy lejos del hotel para motivarme un poquito y distraerme. 


Desde ayer que no como bien. Durante todo el viaje estuve apurado. Tuve que hacer puente aéreo en Madrid y pensaba comer después de sacar el pasaje con el siguiente vuelo. Me lo dieron para 45' después pero entre la cola para pasar los scanners y llegar hasta la puerta de embarque, me quedaron 10'. Las cafeterías estaba todas llenas y no hacía tiempo. Me compré unos chocolates y a esperar a subir para tomarme un café tranquilo en el avión.


Cuando llegue al hotel me fui a hacer las compras para los cinco días de curso y entrenamiento. Comí unas empanadas y un par de cervezas y a dormir.


Hoy al mediodía tuvimos poco tiempo para comer así que un sandwich y a seguir. Durante el curso intenté comer mucho pero no es lo mismo que un buen almuerzo.
Avituallamiento


Cuando terminé de estirar tenia un hambre bárbaro pero eran las 12 de la noche y poco podía salir a cenar. Me comí otras empanadas de atún que había comprado y a dormir.

Me acosté satisfecho por haber salido a correr y aunque solo fueron unos 42 kilómetros sé que el entrenamiento sirve y mucho.


sábado, 7 de septiembre de 2013

Día 70, viernes

50' trote suave más 6 rectas, las hicimos con Patri tempranito. Un poquito duro de los cambios de ayer pero muy bien. 

Hoy toca viaje a Barcelona hasta el miércoles así que mañana, para las lomas de mi trote largo, tendré que buscar Montjuic y conocer caminos nuevos. A ver que encuentro!

jueves, 5 de septiembre de 2013

Jueves del 69 día

Los primeros pasos ya no son tan duros como hace semanas atrás. Casi no hay dolores y los músculos estan más descansados.

Hoy tocaba 10 cambios de 2:30 min fuerte x 1min de trote muy suave. Igual que en las cuestas, desde la primera me dí cuenta que la cosa marchaba. Avemus patas grité, ja!!

Ultimamente el primer cambio era de pena. Salía con Patri y casi no tenia diferencia con ella, pero esta vez creo que hubo bastante porque salimos con Patri y Ana y desde los primeros pasos dejé de escucharlas. Eso si, reventado desde el primero. El GPS me marcaba que hacia más de 700m en esos 2min 30" y pensaba que estaba equivocado pero las siguientes salían parecidas así que venia fuerte.

Más allá que me costaron, se lo atribuyo al entrenamiento de hoy, y no a las semanas anteriores de carga. Me explico mejor; ya me olvidé de los dos meses de más de 700 kilómetros que hice. Ya quedaron atrás. Mi cuerpo se esta recuperando de escándalo y mi cabeza se esta llenando de energía.

Día 68, miércoles

Durito de ayer salí a trotar muy suave durante 3 horas en llano. Se va notando que el verano esta pasando y el fresquito esta llegando porque tomé muy poco líquido. 

Otro lindo amanecer
La primera hora iba muy tranquilo y me dio justo 10km, pero parando varias veces a poner un poco de música, después me la quité porque me molestaba, paré a atarme las zapas dos veces. En fin, venía incordioso pero manteniendo esa sensación de trote suave los kilómetros pasaban rápido y en la siguiente hora ya venía corriendo a 5:20/5:30 min/km .

Bebía obligado porque venia transpirando y me tome un gel de frutas (dicen que equivale a una pieza de fruta) a la hora y media. Seguía tranquilo ya sintiendo un poco los kilómetros y sin darme casi cuenta esta a media hora de terminar.

Terminé con casi 31 kilómetros en 2h 55min, sin mucha fatiga.

A última hora de la tarde hice pesas muy tranquilo y sin dolores...esto marcha!!!

Marte, día 67

En dos palabras: in-creible!

25 cuestas de 200m recuperando al trote...volé!!!!

Desde la primera tuve buenas sensaciones, y me dejé llevar. Siempre miro los tiempos que hago en cada una solamente para tener una guía, un ritmo, y los de las primeras de ayer eran muy buenos.

Y seguí corriendo manteniendo esas sensaciones, y las hacia cada vez más rápidas. Las semanas anteriores, durante las primeras cuestas no podía mover las piernas, no tenía músculos para poder hacerlas más rápidas pero de aire, digamoslo así, llegaba muy bien. Hoy llegaba muy mal de aire y eso me decía que había músculos que podían empujar.

Fueron pasando una a una e intentaba mantener los tiempos que ya eran muy buenos, es mas, nunca había hecho tantas cuestas en esos tiempos...y todavía faltaban las últimas 10.

Sin pensar cuantas faltaban, me centraba en correr cada una. Daba igual cuantas llevaba o cuantas quedaban, la que estaba haciendo en ese momento era la importante.

Las últimas 4 fueron durísimas. Hacía rato que no sentía ese gustito de "ácido láctico" en las piernas y en la boca, pero las terminé en esos fantásticos tiempos.

Volví a casa muy muy satisfecho, pero más allá de los tiempos volví a satisfecho por no mariconear cuando empecé a ver esos tiempos en las primeras, que anteriormente eran reservados para las últimas pasadas.